• Facebook
  • Twitter
  • RSS

Rendición total - Predicacion

Ratio:  / 0
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

"Por lo tanto, los que vivimos unidos a Jesucristo no seremos castigados.2 Ahora, por estar unidos a él, el Espíritu Santo nos controla y nos da vida, y nos ha librado del pecado y de la muerte.3 Dios ha hecho lo que la ley de Moisés no era capaz de hacer, ni podría haber hecho, porque nadie puede controlar sus deseos de hacer lo malo. Dios envió a su propio Hijo, y lo envió tan débil como nosotros, los pecadores. Lo envió para que muriera por nuestros pecados. Así, por medio de él, Dios destruyó al pecado.4 Lo hizo para que ya no vivamos de acuerdo con nuestros malos deseos, sino conforme a todos los justos mandamientos de la ley, con la ayuda del Espíritu Santo."  Romanos 8:1-4

I. Introducción:

1. "Dadme la libertad, o dadme la muerte.." Patrick Henry. –del estado de Virginia.—Amante de la libertad en general. Defensor de los predicadores bautistas que estaban siendo perseguidos porque predicaban "sin licencia" oficial del gobierno.

2. "Más vale morir en pie, que vivir de rodillas". Dolores Ibárruri -conocida como La Pasionaria, fue una líder de política de España.

II. El dilema - Nuestra propia fuerza

1. Independencia y confianza humana

2. Estamos a sobre salir en la vida

3. Nos han enseñado desde pequeños que tenemos que:

a. Tomar nuestra propia botella de leche.
b. Tenemos que gatear y caminar lo más pronto posible.
c. Ir al baño solo.
d. Cambiarnos y bañarnos solos.
e. Alistarnos para ir a la escuela solos.
f. Hacer nuestra tarea.
g. Aprender a manejar, para obtener independencia. 8. Trabajar para que tengamos nuestro propio dinero.

4. Todos estos años nos han inculcado la independencia “total” de nuestros padres.

5. Cuando llegamos al conocimiento de Dios, la mayoría de nosotros queremos actuar igual.

6. Miramos a Dios como fueron nuestros padres, solo nos dicen lo que quieren y esperan de nosotros, y nos las arreglamos para logras esas expectativas.

7. Miramos a nuestros padres como “facilitadores” y “espectadores”, que solo están esperando que cometamos un error para recibir su reprensión.

8. Esta es la razón por la cual muchos adolescentes se sienten que “nadie” los entiende, que nadie los quiere, que la vida es muy confusa y no tiene sentido, y escogen la rebeldía, las drogas y hasta el suicidio.

9. Solo lo que han logrado es frustración y debilidad, al tratar de cumplir las expectativas de sus padres y de la sociedad, pero a la misma vez sin pedir ayuda, porque se les ha enseñado que tienen que ser “independientes”.

10. Así nosotros, la religión nos has enseñado que hagamos y que no hagamos. Que podemos comer y que podemos oler.

III. La solución - La fuerza de Dios

1. Dios es amor. El nos ama. Nos ofrece su perfecto amor, para que echar fuera todo temor de la religión y la vanidad de la vida. Dios no esta esperando que tu seas independiente de el, al contrario el quiere que tu confíes en el, para que por medio del Espíritu Santo puedas tomar las decisiones que te llevaran a vivir mas que un vencedor.

2. Si constantemente estas pensado en agradar a Dios, y no estas confiando en la fortaleza y consejos del Espíritu Santo, en vano son todos tus esfuerzos. Se convertirán en frustración y en debilidad. Porque mientras no reconozcamos nuestra propia debilidad humana, jamás podrá actuar el Espíritu Santo en nuestros pensamientos. Los pensamientos son la fuente que alimentan nuestros sentimientos y nuestras acciones. Si los pensamientos son de dependencia en la fuerza propia jamás controlaras esos pensamientos para los resultados que Dios busca para tu vida. Nadie puede controlar sus propios deseos, porque como una persona piensa, tal actúa y es. (Rom 8:3, Prov. 23:7) Porque lo espiritual se debe entender por medio del Espíritu Santo. (1 Cor. 2:14)
3. En el momento que reconoces que tus pensamientos no te pueden llevar al conocimiento de la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios, es cuando el Espíritu Santo empezara a revelarte su poder y fuerza. (Rom. 12.2, 8:2).

IV. Tu decisión - La rendición total

1. (Isa. 40:30-31) Los que confían en sus propias fuerzas “flaquean y caen” pero “los que confían en el Señor, correrán y no se cansaran, caminaran y no se fatigaran”. La clave es “los jóvenes”, porque por lo general un joven actúa por impulso natural, no ha vivido lo suficiente y no tiene las experiencias de la vida, para analizar y vivir. Es por eso que “los que confían en el Señor”, obtendrán las fuerzas necesarias para realizar “todo” lo que alguna vez quiso hacer, pero no puedo por causa de su frustración que lo llevo a la debilidad, y sin poder hacer ningún cambio a su propio carácter.

2. Si queremos vivir como personas victoriosas, y que verdaderamente queremos empezar a experimentar el ser “un mas que vencedor”, primero te tienes que rendir. Tienes que dejar de confiar en tu propia opinión y tus propios meritos y esfuerzos. Si quieres ser un “mas” que vencedor, primero tienes que dejarte vencer por el Espíritu Santo. El quiere vencerte y conquistarte en tus pensamientos, para así mismo conquistar y vencer tus emociones, que le llevaran a la victoria completa de tus acciones y resultados. Si logras darte por vencido en tomar tus propias manos en el asunto de los pensamientos, y logras levantar tus manos y tus fuerzas, podrás empezar a experimentar la maravillosa fuerza del Espíritu Santo en tu vida. Tus pensamientos empezaran a cambiar, por medio de la intercesión del Espíritu Santo. El podrá interceder por ti con “gemidos indeseables” ante el Padre por medio de Jesucristo.

3. No lo “pienses” mas, el Reino de Dios, no es un pensamiento ni una emoción, es una decisión de darle en control completo al Espíritu Santo, para que El actúe en tu alma y espíritu, y así pueda empezar a cambiar tu forma de pensar. Solo así podrás experimentar la dulce victoria sobre los deseos engañosos de la carne, y el Espíritu Santo podrá tomar tu mano derecha y levantarla en alto y declararte “mas que un vencedor”, porque lograste la victoria sobre la influenza del mundo en tu mente y en tus pensamientos.

V. Conclusión

1. Estas dispuesto a darle el lugar que quiere tomar el Espíritu Santo en tu vida. Lo vas a dejar que tome el volante del asiento principal de tu vehiculo de la vida. Recuerda, no es y pensamiento, ni mucho menos una emoción, es la decisión de rendición a El.

2. Cuantas veces a desmayado tratando de esforzarte por ser mejor para Dios, y lo único que has logrado es desanimo, debilidad y te has sentido a un mas lejos de Dios. Esto es la consecuencia de querer buscar hacer la voluntad de Dios, a nuestra propia manera de pensar. Recuerda, “engañoso es el corazón mas que todas las cosas”, pero los que son guiados por el Espíritu Santo podrán disfrutar de “la vida eterna y paz” (Rom. 8:6)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar