Predicas Cristianas, Estudios Biblicos, Sermones, Bosquejos Biblicos

Salvar a los pecadores - Sermon




Ratio:  / 2
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

"Palabra fiel y digna de ser recibidas por todos: Que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero" (1 Timoteo 1:15)

Cuando uno lee este verso, pudiera levantarse la pregunta de por qué dice: "Palabra fiel y digna", acaso toda la Biblia no es fiel y digna de creer? Sí lo es, es la Palabra de Dios, es justa, nada le falta ni le sobra. Toda la Biblia es importante, aunque unas verdades lo son más que otras. En este verso el escritor quiere acentuar la verdad encerrada en el texto, y esto por dos razones. De un lado, por la incredulidad natural del corazón humano, que aun en verdaderos Creyentes, a menudo, duda de si Cristo le ha salvado o no.

La mejor fe es débil, duda del amor de Dios con mucha frecuencia, entonces hay que decirle al corazón: "Palabra fiel digna". Del otro lado, que posiblemente sea la verdad que más deba ser insistida y proclamada en toda la Creación: "Que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores". No a los justos, ni buenos, ni siquiera a los medios pecadores, sino a los pecadores completos, a los más viles y malvados de la humanidad, los primeros pecadores, a los impíos, transgresores, inicuos, malvados; el amor y el sacrificio de Cristo es para ellos.

De todas las enseñanzas bíblicas que hayan sido publicadas a los hombres, esta es la más escogida. Ninguna otra pudiera ser más dulce al corazón humano que esta, es la más hermosa de todas. No hay una declaración más agradable a un corazón culpable que esta: "Que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores". El sermón será así: Uno, Explicando el texto. Dos, El amor de Cristo en salvar los pecadores. Luego, La aplicación.

I. EXPLICANDO LAS PALABRAS DEL TEXTO

El texto puede ser desglosado en tres:

1. Importancia del mensaje: "Palabra fiel y digna de ser recibidas por todos." 2. El mensaje: "Que Cristo Jesús vino al mundo para salvar ", y 3. Los agraciados. "Los pecadores, de los cuales yo soy el primero."

Detalles

Importancia del mensaje: Cuando las ofertas entre los hombres son muy atractivas, se suele decir: Demasiado bueno para ser verdad, o que el mensaje de oferta carece de importancia, pero aquí es diferente, el mensaje es verdad y bueno, es importante. Viene de Dios mismo, esto es suficiente para que sea importante, es Palabra del Señor, es por tanto un dicho fiel, de parte del Creador a las Criaturas: "Palabra fiel y digna de ser recibidas por todos." No se trata de un regalo material como dinero, sino algo mucho mejor, el mensaje de Dios a ti. Es fiel o verdadero, digno o conveniente, beneficioso para todo tu ser.

Para un hombre no hay palabras más importantes que las de su Creador, así que debe ser recibido por todos y cada de uno de los seres humanos. Abre tus manos de fe, te conviene recibirlo. Ahora bien, la ternura del Señor se hace manifiesta, ya que no dice que tú debes recibirlo, como si te lo impusiera obligado, aunque bien puede hacerlo, sino que dice: "Es digno que lo recibas;" es de tu más grande conveniencia. Dios se humilla para hablarnos.

El mensaje: "Que Cristo Jesús vino al mundo para salvar." En la época que nos ha tocado vivir, hemos visto que hay no pocos ministerios cuyo énfasis es que Cristo vino a aliviar el cuerpo de sus diferentes enfermedades, acentúan de manera desproporcionada su sanidad. También hay otros que arguyen que como Cristo es Rey, entonces sus súbditos deben ser ricos, lo que se conoce como el Evangelio de la prosperidad material, pero ni una cosa ni otra, Su venida es bien clara, el vino a salvar. Desde antes de Su nacimiento el mensajero del cielo se lo hizo saber a José: "Llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mat.1:21).

No decimos que no quiera o no pueda darnos otras misericordias de índole terrenal, sino que Su oficio se centra en salvar del pecado: "Que Cristo Jesús vino al mundo para salvar." En una ocasión sus discípulos sintieron hambre, y rogaron a Jesús que comiera, y El respondió: "Yo tengo una comida para comer que vosotros no sabéis… Mi comida es que yo haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra" (Jn.4:32,34). La comida del Señor Jesús es salvar.

Los agraciados: "Los pecadores, de los cuales yo soy el primero." La expresión no puede ser más sencilla y de más fácil compresión, que el oficio de Jesús es beneficiar al pecador. No hay que darle vueltas, es fácil de entender. Es cierto que la Biblia tiene verdades oscuras y difíciles de dar una clara interpretación, pero aquí no hay nada de eso, es claro como el agua: El mensaje es a los pecadores. Entonces es para toda persona hombre o mujer. De manera, pues, que la primera condición para ser beneficiado es, ser pecador, la segunda y no menos importante es estar consciente de serlo, ver su propia miseria espiritual, que tú no tienes nada que te recomiende con Dios. Pablo dice aquí que fue el primero de los pecadores.

A primera vista su declaración parece extraña, porque conocemos miles de gente que han sido peores que él, ¿por qué? , pues dice así de él mismo. Porque los pecados de otros uno lo sabe por especulación, que los ve o se lo dicen, pero los de uno mismo se saben por experiencia, no hay que contárnoslos, entonces si uno es un Cristiano honesto y en luz, debiera repetir con Pablo: "De los pecadores yo soy el primero." Los hombres y mujeres que se beneficiarían eternamente con la salvación que da Cristo, primero deben experimentar su propia miseria de pecador, antes de recibir la vida eterna. La salvación que da el cielo es para ellos. Nos referimos a hombres y mujeres que se ven a sí mismo tan malvados que ni siquiera quisieran venir a la Iglesia, se sienten indignos de estar con gente buena. A ellos es este llamado. Ellos están más cerca del cielo que los otros.

Un caso: "Dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Simón le respondió y dijo: Maestro, toda la noche hemos trabajado duro y no hemos pescado nada. Pero por tu palabra echaré la red." Pedro vio el mandato de Cristo con incredulidad, su duda fue muy evidente.: "Cuando lo hicieron, atraparon una gran cantidad de peces, y sus redes se rompían. Y Simón Pedro, al verlo, cayó de rodillas ante Jesús exclamando: ¡Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador!" (Luc.5:4-8). Pedro se vio un gran pecador, y reaccionó con incredulidad, porque si hubiese visto el porque Cristo vino a este mundo, le hubiese pedido diferente a como pidió, pediría: "Señor no te alejes de mi, porque soy pecador. Vimos el desglose del texto: La Importancia del mensaje: "Palabra fiel y digna de ser recibidas por todos." El mensaje: "Que Cristo Jesús vino al mundo para salvar ", y los agraciados: "Los pecadores, de los cuales yo soy el primero".

II. EL AMOR DE CRISTO EN SALVAR LOS PECADORES

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar