• Facebook
  • Twitter
  • RSS

El Anticristo - Estudio Bíblico

Ratio:  / 1
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Trasfondo Bíblico: 2 Tesalonicenses 2:1-12; Apocalipsis 13:1-18; 19:19-21

Verdad central: Cristo destruirá el poder maligno del anticristo. Texto Áureo: Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida. 2 Tesalonicenses 2:8

Objetivos

1. Examinar la presentación bíblica del anticristo y su reino.

2. Apreciar el poder de Cristo sobre el mal como se presenta en la profecía dada de su victoria sobre el anticristo.

Bosquejo

I. Revelación del anticristo

A. Advertencia contra los maestros falsos
B. Los primeros eventos del día del Señor
C. El hombre de pecado

II. Los poderes malignos

A. La primera bestia: El anticristo
B. La segunda bestia: El falso profeta

III. Vencido por Cristo

A. La derrota del anticristo
B. Lanzados dentro del lago de fuego

Introducción

La primera carta de Pablo a los tesalonicenses tenía la intención de corregir las falsas enseñanzas de que los muertos en Cristo perderían todo el gozo y la bendición del arrebatamiento de la Iglesia. Más tarde, Timoteo regresó con el informe de que los falsos maestros decían que el día del Señor ya había pasado y que no habría arrebatamiento de la Iglesia. Pablo les hizo saber a los tesalonicenses en su segunda carta que el día del Señor no había llegado, porque el hombre de pecado (el anticristo) aún no había aparecido. La descripción de ese hombre de maldad va paralela a la descripción de la primera bestia salvaje de Apocalipsis, que será derrotada cuando Cristo regrese en triunfo al final de la Tribulación.

Comentario Bíblico

I. La revelación del anticristo (2 Tesalonicenses 2:3-12)

A. Una advertencia contra los maestros falsos

El pasaje de estudio empieza con una advertencia a los tesalonicenses. No debían dejar que nadie los engañara con respecto al regreso de Cristo para arrebatar a los creyentes. El capitulo uno da una revelación de Cristo Jesús viniendo en una llamarada de fuego al final de la Tribulación. Los primeros dos versículos del capítulo 2 hacen un contraste con el capítulo uno. Pablo les pidió a los creyentes en cuanto al arrebatamiento que no se dejaran mover fácilmente de su modo de pensar ni se confundieran. Pablo les había advertido sobre los engañadores que pretendían tener la autoridad del Espíritu Santo y la suya. Decían que tenían nuevas revelaciones del Espíritu, y escribieron cartas que atribuían a Pablo para apoyar sus enseñanzas (versículo 2). Esa enseñanza falsa decía que el día del Señor, es decir, el período de tiempo en que Cristo derramaría sus juicios de la Tribulación, ya había llegado. Además, afirmaban que las persecuciones que los tesalonicenses sufrían eran parte de ese día del Señor y, por lo tanto, no podían esperar un arrebatamiento de la Iglesia. Es posible que algunos falsos maestros dijeran que Cristo ya había regresado espiritualmente, y así pasaban por alto la declaración clara en Hechos 1:11. Hay que aprender del ejemplo de los tesalonicenses a no enredarse en enseñanzas falsas sino afirmarse en las enseñanzas claras de la Palabra de Dios. El cristiano que se arraiga en el fiel estudio de la Palabra de Dios, poseerá armas poderosas para combatir contra toda clase de engaño.

B. Los primeros eventos del día del Señor

Pregunta: ¿Qué enseñanza falsa molestaba a tos creyentes? Pablo negó muy enfáticamente las pretensiones de esos falsos maestros. La enseñanza de tales hombres de que el día del Señor había llegado era un engaño, no importaba cuántas lenguas y supuestas interpretaciones y manifestaciones del don de profecía parecieran apoyar sus enseñanzas.

Pregunta: ¿Cómo podrían estar seguros los creyentes de que el día del Señor no había llegado? Esos falsos maestros deben haber tenido alguna lógica en su doctrina, pero aun así estaban equivocados. El día del Señor no había llegado, porque lo primero que iba a suceder en ese día era la apostasía y luego se manifestaría el hombre de pecado. Como esas cosas aún no habían sucedido, no podrían ser del día del Señor. Aún podrían esperar el arrebatamiento de la Iglesia antes de que empezara ese día. La "apostasía" podría ser espiritual o una rebelión contra la verdad y la justicia o la autoridad de Dios. La palabra griega se usa muchas veces para referirse a "rebelión" militar. Se ha sugerido que puede referirse a los eventos de Ezequiel capítulos 38 y 39, que podrían ser una oportunidad para que el anticristo tomara el poder.

C. El hombre de pecado.

Pregunta: ¿Qué hará el "hombre de pecado"?El anticristo, que aquí se llama "el hombre de pecado", es un hombre inicuo que se establecerá sobre toda ley y se manifestará como dictador absoluto, pero su reinado será corto. El también es "el hijo de perdición", es decir, que por su carácter y naturaleza, le espera la perdición eterna. Pronto después de entrar a la escena. Satanás tomará el control de él, pero no podrá contra Jesús cuando regrese en gloria. Después el anticristo será derrotado y lanzado al lago de fuego preparado para el diablo y sus ángeles. El hombre de pecado continuará como dictador el tiempo necesario para establecerse contra Dios y todo lo divino, y también contra todo objeto de adoración. Es decir, se establecerá como dios en el templo del Dios Altísimo para que lo adoren. Tomará el lugar de todas las religiones y sectas. Algunos creen que el templo del anticristo será simplemente la iglesia apóstata, pero la palabra usada aquí se refiere al lugar santísimo. Es mejor interpretarlo como un templo verdadero construido por el anticristo o por el pueblo judío con su permiso.

Pregunta: ¿Qué detiene al "hombre de pecado" para que no se revele antes del tiempo indicado? Pablo reconoció que el misterio de iniquidad o maldad ya estaba activo en su época, pero hay algo que impide que el anticristo sea revelado antes del tiempo señalado por Dios. El Espíritu Santo detiene la revelación del anticristo. Si El es el que es quitado en el versículo 7, su ausencia permitirá que los deseos pecaminosos de la humanidad se expresen libremente. Es más probable que Pablo se refiera al Espíritu Santo en el versículo 6, y a la Iglesia en el versículo 7. Esto concuerda con el hecho de que los creyentes son quitados del mundo y llevados en el arrebatamiento. También corresponde a los otros hechos que indican que el arrebatamiento ocurrirá antes que sea revelado el anticristo. El anticristo engañará a muchos con grandes milagros y maravillas, pero todo será mentira. Serán engañados los que escuchan sus engaños, porque ya van por el camino ancho que lleva a la perdición (Mateo 7:13). Esas señales falsas y satánicas serán inventadas para convencer a los que no le dieron la bienvenida al amor a la verdad para ser salvos. Ningún verdadero seguidor de Jesús estará entre los engañados.

II. Los poderes malignos (Apocalipsis 13:1-18).

A. La primera bestia: El anticristo.

En esta visión Juan vio una bestia salvaje subiendo del mar. Sube porque viene de abajo, no del cielo. El mar representa los pueblos del mundo (Apocalipsis 17:15), y la bestia representa el anticristo y su gobierno que viene de la última serie de gobiernos del mundo. Las diademas en sus cuernos representan un reclamo de poder real que de veras sólo le pertenece a Cristo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar