Predicas Cristianas, Estudios Biblicos, Sermones, Bosquejos Biblicos

Superando todo obstáculo




Ratio:  / 0
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Se puede salir airoso de las tentaciones , porque no será mayor que nuestras fuerzas 1 Corintios 10:13 “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podáis resistir, sino que dará juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”

1 Juan 4:4 “Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo”.

Romanos 6:14 “Porque el pecado no se enseñoreará mas de vosotros, pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia”.

Dios conoce bien nuestras tentaciones y sufrimientos, porque El también sufrió, aunque no cedió.

Hebreos 4:15 “Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”.

Hebreos 2:18 “Pues cuanto El mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados”.

Pedro 2:9 “Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos”.

Cómo enfrentar la tentación.

1 Corintios 10:12 “Así que el que piensa estar firme mire que no caiga”.

1 Pedro 5:8,9 “Sed sobrios y velad porque vuestro adversario el diablo como león rugiente anda alrededor buscando a quien devorar, al cual resistid firmes en la fe”.

Santiago 4:7 “Someteos pues a Dios, resistid al diablo y huirá de vosotros”.

Santiago 1:13,14 “Cuando alguno es tentado no diga que es tentado por parte de Dios , porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni el tienta a nadie, sino que cada uno es tentado cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”.

2 Timoteo 2:22 “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor, y la paz con los que de corazón limpio invocan al Señor”.

1 Pedro 2:11 “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma”.

La solución a la tentación.

Proverbios 28:13 “ El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia”.

Mateo 26:41 “Velad y orad para que no entréis en tentación, el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”.

Hebreos 4:16 “Acerquémonos pues confiadamente al trono de la gracia para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”.

Traerá bendiciones si no cedemos y la resistimos.

Santiago 1:2,3 “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia”.

1 Pedro 1:6,7 “En lo cual vosotros os alegráis aunque por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe , mucha mas preciosa que el oro, el cual aunque perecedero, se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”.

Santiago 1:12 “Bienaventurado el varón que soporta la tentación porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”.

APLICACIÓN VIVA

Solo si dejamos que la tentación logre dominar nuestra mente y tome control de la vida, se llega al pecado. Todos podemos enfrentarnos a la tentación y superarla en cristo. La Palabra vence la tentación. Cristo al ser tentado por Satanás citó la Palabra diciendo “Escrito está” y Satanás tuvo que huir, ante el que como el que como nosotros fue tentado en todo pero no hubo en El pecado. Es necesario que la Palabra esté en nuestra mente, hay que leer, meditar y memorizarla, para que los dardos del maligno no tengan efecto en nosotros.

¿Cedes a la tentación? Si un mal pensamiento lo dejas en tu mente por mucho tiempo, te llevara a hacerlo mas tarde.

SUPERA LAS PREOCUPACIONES

No estar en inquietud por nada de la vida.

Mateo 6:25:23,34 “Por tanto os digo que no os afanéis por la vida, que habéis de comer o que habéis de beber, ni por vuestro cuerpo, que habéis de vestir ¿no es la vida mas que el alimento y el cuerpo mas que el vestido? Así que no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal”.

Lucas 12:22,30 “Por tanto os digo: no os afanéis por vuestra vida, que comeréis ni por el cuerpo, que vestiréis.
Porque todas estas cosas buscan la gente del mundo, pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas”.

Libera la mente de ansiedad.

Filipenses 4:6-8 “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias, y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Por lo demás hermanos todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

Dios cuida de cada necesidad.

Filipenses 4:19 “Mi Dios pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.

1 Pedro 5:7 “Echando toda vuestra ansiedad sobre el, porque el tiene cuidado de vosotros”.

Dar gracias ya sea que tengamos o no, recordando sus beneficios.

1 Tesalonicenses 5:18 “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas le ayudan a bien, esto es a los que conforme a su propósito son llamados”.

Habacuc 3:17-19 “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya fruto, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales, con todo yo me alegraré en Jehová y me gozará en el Dios de mi salvación”.

APLICACIÓN VIVA

El afán y la excesiva preocupación aparta los ojos del que suple toda necesidad. Hay que ser agradecidos con lo poco y Dios nos dará más. Los discípulos de Cristo en una ocasión se preocuparon y temieron al ver la enorme tempestad que tenían sobre ellos. Al fijar sus ojos en lo que les rodeaba y olvidarse que estaba con ellos Jesús, su fe disminuyó. Puede que a veces nos ocurra lo mismo a nosotros, si solo vemos las circunstancias y no lo que Dios dice de su cuidado, las preocupaciones y el afán ahogarán la fe.

Proverbios 25:21,22 “Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, y si tuviese sed, dale de beber agua, porque ascuas amontonaras sobre su cabeza y Jehová te lo pagará”.

Al enfadarnos, estamos cooperando con Satanás.

Efesios 4:26,27 “Airaos pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo”.

Mateo 6:14,15 “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonara también a vosotros vuestro Padre celestial, mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonara vuestras ofensas”.

Proverbios 22:24,25 “No te entremetas con el iracundo, ni te acompañes con el hombre de enojos, no sea que aprendas sus maneras, y tomes lazo para tu alma”.

Que hacer entonces.

Proverbios 21:23 “El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias”.

Lucas 6:29 “Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra, y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues”.

Romanos 12:21 “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien le Efesios 4:32 “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros como Dios también os perdono a vosotros en Cristo”.

APLICACIÓN VIVA

El enojo debe ser bien encauzado. Cristo se enfado con los vendedores del templo, pero no pecó. Esta era una ira santa porque iba en contra del pecado. Pedro fue alguien muy impulsivo y bastante enojón. No se lo pensó dos veces para cortar la oreja del centurión, pero Dios no trabaja así. Necesitamos pedir a Dios que cambie esa arrea de nosotros. Y que nos ayude a humillarnos, a morir hasta que seamos mansos como palomas.

No viene de Dios.

Romanos 8:15 “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido al Espíritu de adopción por el cual clamamos ¡Abba Padre!”

2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

Los frutos de estar con Dios son amor y paz.

Juan 14:27 “La paz os dejo, mi paz os doy, yo no os la doy como el mundo os la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo”.

Su presencia nos quita el temor.

Isaías 41:10 “No temas porque yo estoy contigo, no desmayes porque yo soy tu Dios que te esfuerzo, siempre te ayudaré, siempre te sustentare con la diestra de mi justicia”.

Mateo 28:20 “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado, y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

Deuteronomio 31:6 “Esforzaos y cobrad ánimo, no temáis ni tengáis miedo ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo, no te dejaré ni te desampararé”.

Salmo 23:4 “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo. Tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Salmo 118:6 “Jehová esta conmigo, ¡no temeré lo que me pueda hacer el hombre!”

Isaías 41:3 “Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí, te puse nombre, mío eres tú”.

No hay porque temer.

Romanos 8:31 “¿Qué pues diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros?”

Salmo 27:1 “Jehová es mi luz y mi salvación. ¿De quien temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida ¿De quien he de atemorizarme?”

Salmo 27:3 “Aunque un ejercito acampe contra mí, no temerá mi corazón. Aunque contra mi se levante guerra, yo viviré confiado”.

Proverbios 3:25,26 “No tendrás temor de pavor repentino, ni de la ruina de los impíos cuando viniere, porque Jehová es tu confianza y él preservara tu pie de quedar preso”.

Isaías 54:14 “Con justicia serás adornada; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor porque no se acercara a ti”.

El amor es la solución contra el temor.

1 Juan 4:8 “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en si castigo. De donde el que teme no ha sido perfeccionado en el amor”.

Es necesario esforzarse.

Salmo 31:24 “Esforzaos, todos vosotros, los que esperáis en Jehová, y tome aliento vuestro corazón”.

Es una orden.

Salmo 91:5,6 “No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya”.

APLICACIÓN VIVA

En la Biblia aparecen dos personajes, Josué y Caleb que al entrar en una tierra hermosa se encontraron con gigantes. Gente que espantaba al verlos, pero ellos no tuvieron miedo, porque se acordaban de lo que Dios les decía, y permanecieron firmes a pesar de las circunstancias por su fe. Cuanto más leemos Su Palabra, mas fe se produce en nosotros, y más preparados estamos para afrontar victoriosamente cualquier clase de miedo.

A Dios no le agrada el temor porque es un espíritu maligno que nos ata y destruye. Lo contrario de temer es confiar. Necesitamos conocer a Dios cada día y experimentar su amor en nosotros para que así podamos echar fuera el temor, y podamos también tener el único temor que Dios quiere, el temor de Dios.

SUPERA HABLAR PALABRAS QUE DESTRUYEN

Hay palabras que destruyen.

Proverbios 8:13 “La boca perversa aborrezco”.

Prov. 11:19 “El hipócrita con la boca daña a su prójimo”.

Prov.12:18 “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada”.

Prov. 15:1 “La palabra áspera hace subir el furor”.

Hablar demasiado.

Prov. 10:19 “En las muchas palabras no falta pecado, mas el que refrena sus labios es prudente”.

Eclesiastés 5:3 “De la multitud de las palabras la voz del necio”.

Prov. 13:3 “El que guarda su boca, guarda su alma, mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad”.

Vanas palabras.

Prov. 14:23 “Las vanas palabras de los labios empobrecen”.

Prov. 15:2 “La boca de los necios hablara sandeces”.

Prov. 29:20 “¿Has visto hombre ligero con sus palabras? Mas esperanza hay del necio que de el”.

Mateo 12:36,37 “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.

Eclesiastés 5:5 “Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas”.

Chismes.

Prov. 6:16,19 “Seis cosas aborrece Jehová... el que siembra discordia entre hermanos”.

Prov. 18:8 “Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y penetran hasta las entrañas”.

Prov. 20:19 “El que anda en chismes descubre el secreto, no te entremetas pues, con el suelto de lengua”.

Prov. 26:20 “Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda”.

Mentiras.

Prov. 6:16,17,19 “Seis cosas aborrece Jehová... la lengua mentirosa... el testigo falso que habla mentiras”.

Prov. 12:22 “Los labios mentirosos son abominación a Jehová”.

Lisonjas.

Prov. 29:5 “El hombre que lisonjea a su prójimo, red tiende delante de sus pasos”.

Salmo 12:1-3 “Salva, oh Jehová, porque se acaban los piadosos... hablan con labios lisonjeros y con doblez de corazón. Jehová destruirá a todos los labios lisonjeros”.

Palabras de incredulidad.

Prov. 6:2 “Te has enlazado con las palabras de tu boca y has que dado preso en los dichos de tus labios”.

Prov. 18:21 “La muerte y la vida están en poder de la lengua”.

Palabras que edifican.

Prov. 10:11 “Manantial de vida es la boca del justo”.

Prov.10:20,21,31 “Plata escogida es la lengua del justo. Los labios del justo apacientan a muchos. La boca del justo producirá sabiduría”.

Prov. 12:18 “La lengua de los sabios es medicina”.

Prov. 12:6 “La boca de los rectos los librará”.

Crear y confirmar fe.

Romanos 10:8-10 “...Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios le levanto de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.

Testificar a otros.

Prov.25:25 “Como el agua fría al alma sedienta, así son las buenas nuevas de lejanas tierras”.

Alabar y adorar a Dios.

Salmo 63:3 “Mis labios te alabaran”.

Salmo 34:1 “Bendeciré a Jehová en todo tiempo, su alabanza estará de continuo en mi boca”.

Bendecir y edificar a otros.

Génesis 28.1 “Isaac llamó a Jacob y lo bendijo”.

1 Tesalonicenses 5:11 “Edificaos unos a otros”.

APLICACIÓN VIVA

Es importantísimo lo que decimos con nuestras bocas. La lengua es un miembro pequeño en nuestro cuerpo, pero no por eso tenemos que olvidarlo. Hablar de forma incorrecta se puede hacer un hábito, hasta el punto de no darnos cuenta que con nuestra boca estamos dando muerte. Dios le da mucha importancia ya que no hay tema en la Palabra que ocupe mas espacio. Seamos sabios y cuidadosos en lo que decimos, bendigamos a nuestras familias y amigos, porque nuestras palabras tienen poder.

SUPERA LA ENFERMEDAD

La voluntad de Dios es sanarnos siempre.

3 Juan 2 “Amado, yo deseo que tu seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Éxodo 15:26 “Si oyeres atentamente la voz de Jehová, tu Dios, e hicieres lo resto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviare a ti, porque yo soy Jehová tu sanador”.

Éxodo 23:25 “Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas, y yo quitare toda enfermedad de en medio de ti”.

Jeremías 30:17 “Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanare tus heridas, dice Jehová...”

Marcos 6:56 “Y donde quiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y les rogaba que les dejase tocar siquiera el borde de su manto, y todos los que le tocaban quedaban sanos”.

Lucas 6:19 “Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de el, y sanaba a todos”.

Dios lo ha deseado y aun quiere hacerlo.

Malaquías 3:6 “Porque yo Jehová, no cambio...”

Hebreos 13:8 “Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y por los siglos”.

Romanos 2:11 “Porque no hay acepción de personas para con Dios”.

Cristo pagó el precio en la cruz.

Salmo 103:3 “Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”.

Isaías 53:4,5 “Ciertamente, él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él, herido fue por nuestras rebeliones, molidos por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.

Mateo 8:17 “...el mismo tomo nuestras enfermedades, y llevo nuestras dolencias”.

La fe es necesaria.

Santiago 5:15 “Y la oración de fe salvara al enfermo, y el Señor lo levantara, y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados”.

Mateo 9:22,29 “Pero Jesús volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija, tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora. Entonces les toco los ojos diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho”.

Mateo 8:13 “Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora”.

La fe viene por...

Romanos 10:17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios”.

La Palabra trae sanidad.

Proverbios 4:20-22 “Hijo mío, esta atento a mis palabras, inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos, guárdalas en medio de tu corazón, porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo”.

La actitud hace la diferencia.

Proverbios 18:14 “El ánimo del hombre soportará su enfermedad”.

La enfermedad viene a veces por el pecado.

Salmo 107:17 “Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión. Y a causa de sus maldades”.

Salmo 41:4 “Yo dije: Jehová, ten misericordia de mí. Sana mi alma, porque contra ti he pecado”.

O por tomar indebidamente la cena del Señor.

1 Corintios 11:30 “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.”

APLICACIÓN VIVA

Dios ya preparó sanidad para nuestro cuerpo y alma, por medio del sacrificio de Cristo. Necesitamos creer y sellar en nuestro corazón que de la misma manera que Dios hizo milagros, y que Cristo sanaba, aun ahora tienes respuesta a cualquier enfermedad.

SUPERA LA ENVIDIA, LOS CELOS

Dios la prohíbe.

Proverbios 3:31 “No envidies al hombre injusto, ni escojas ninguno de sus caminos”.

Prov. 23:17 “No tenga tu corazón envidia de los pecadores, antes persevera en el temor de Jehová todo el tiempo”.

Romanos 13:13 “Andemos como de día, honestamente, no en glotonerías y borracheras, no en lujuria y lascivia, no en contiendas y envidias”.

1Pedro 2:1 “Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias y todas las detracciones”.

¿Cómo es?

Prov. 27:4 “Cruel es la ira e impetuoso el furor, mas ¿quién podrá detenerse delante de la envidia?”

Cantares 8:6 “...Duros como el Seol, los celos. Sus brasas, brasas de fuego”.

Tiene terribles consecuencias.

1) Enfermedad

Prov. 14:30 “El corazón apacible es vida a la carne, mas la envidia, carcoma de los huesos”.

2) Toda clase de maldad.

Santiago 3:16 “Porque donde hay celos y contención, hay perturbación y toda obra perversa”.

3) Caída.

Salmo 73:2,3 “En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies, por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes viendo la prosperidad de los impíos”.

APLICACIÓN VIVA

Si en la Biblia aparece alguien que fue maltratado y odiado a causa de la envidia, ese fue José de Egipto.
Sus propios hermanos no podían ya ni escucharle hablar. Y llego a ser tan fuerte la envidia que sentían, que le vendieron, y mintieron a su padre, haciéndole creer que su hijo preferido había sido despedazado por fieras.
Tengamos cuidado con el corazón, porque dice la Palabra que es engañoso. Vivamos una vida satisfecha siempre con lo que tenemos, confiando que Dios suplirá todas nuestras necesidades y que nos dará aun más de lo que pedimos.

SUPERA LOS MALTRATOS Y ABUSOS

Las dificultades no nos deben extrañar.

1 Pedro 4:12 “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese”.

No devuelvas lo mismo que recibiste.

Romanos 12:21 “No seas vencido de lo malo sino vence con el bien el mal.”

1 Pedro 3:9 “No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición”.

Proverbios 24:29 “No digas, como me hizo, así le haré, daré el pago al hombre según su obra”.

Romanos 12:19 “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: mía es la venganza, yo pagaré dice el Señor”.

La solución es amar.

Mateo 5:44 “Pero yo os digo, amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os ultrajan y os persiguen”.

Juan 15:12 “Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado”.

1 Juan 4:20,21 “Si alguno dice: yo amo a Dios y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de El: El que ama a Dios ame también a su hermano”.

La solución es perdonar.

Efesios 4:32 “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

Colosenses 3:13 “Soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó así también hacedlo vosotros”.

Mateo 6:14,15 “Pero si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre Celestial, mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”.

Mateo 18:21,22 “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino hasta setenta veces siete”.

Después de perdonar hay que seguir adelante.

Filipenses 3:13 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado, pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que queda adelante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.

Tomemos nuestra parte.

Lucas 17:3 “Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele, y si se arrepintiere, perdónale”.

Jesús lo hizo.

Lucas 23:34 “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen y repartieron entre si sus vestidos, echando suertes”.

Tenemos que seguir su ejemplo.

1 Pedro 1:21 “Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas”.

APLICACIÓN VIVA

No existe maltrato, herida o rechazo tan grande que Dios no tenga salida y solución. Ya sea abuso sexual, verbal o físico, necesitamos decidir perdonar, aunque no lo sintamos. No es una elección sino una decisión. La falta de perdón es una atadura, y trae consigo una consecuencia fatal: si tu no perdonas a otros, Dios no te puede perdonar a ti. Después de Cristo, tanto José de Egipto como Pablo fueron abusados y maltratados de muchas maneras. Pero ellos sabían que Dios estaba de su lado y que todo les iba ayudar para bien. El Señor les sacaría de cualquier dificultad y les defendería ante las perdonas que les ofendían.

SUPERA LA PEREZA, FALTA DE DILIGENCIA

No solo es debilidad, sino pecado.

1 Tesalonicenses 4:10,11 “... pero os rogamos hermanos, que abundéis en ello mas y más, y que procuréis tener tranquilidad y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado”.

Causa: falta de disciplina y de metas.

Proverbios 6:6-11 “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos y se sabio, la cual no teniendo capitán, no gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Perezoso, ¿hasta cuando has de dormir? ¿Cuándo te levantaras de tu sueño? Un poco de sueño, un poco de dormitar, y cruzar por un poco las manos para reposo. Así vendrá tu necesidad como caminante, y tu pobreza como hombre armado”.

Consecuencias:

1) Frustración y deseo no cumplido.

Prov. 13:4 “El alma del perezoso desea y nada alcanza”.

Prov. 21:25 “El deseo del perezoso le mata, porque sus manos no quieren trabajar”.

Prov. 12:24 “La mano de los diligentes señoreara, mas la negligencia será tributaria”

2) Vida de dificultades y contratiempos.

Prov. 15:19 “El camino del perezoso es como seto de espinos, mas la vereda de los rectos, como una calzada”.

3) Pobreza.

Prov. 18:9 “También el que es negligente en su trabajo es hermano del hombre disipador.”

Prov. 19:15 “La pereza hace caer en profundo sueño, y el alma negligente producirá hambre”.

Prov. 20:13 “No ames el sueño, para que no te empobrezcas...”

Prov. 28:19 “...el que sigue a los ociosos se llenara de pobreza”.

2 Tesalonicenses 3:10 “... si alguno no quiere trabajar, tampoco coma”.

Pereza mental y espiritual.

Hebreos 2:1 “Es necesario que con mas diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos”.

Hebreos 2:2,3 “Porque si la palabra dicha por boca de los ángeles fue firme y toda trasgresión y desobediencia recibió justa retribución”,

La diligencia produce:

1) Prosperidad y éxito.

Prov. 10:4 “La mano negligente empobrece, mas la mano de los diligentes enriquece”.

Prov.13:4 “La mano de los diligentes será prosperada”.

Prov. 21:5 “Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia”.

Prov. 28:19 “El que labra su tierra se saciara de pan”.

2) Honor y respeto

Prov. 22:29 ¿”Has visto al hombre solicito en su trabajo? Delante de los reyes estará”.

Prov. 31:10,13,15,16,18,19,22,24 “Mujer virtuosa, ¿Quién la hallara? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas... busca lana y lino y con voluntad trabaja con sus manos... se levanta aun de noche y de comida a su familia... considera la heredad y la compra y planta viña del fruto de sus manos... ve que van bien sus negocios, su lámpara no se apaga de noche. Aplica su mano al huso y sus manos a la rueca... ella se hace tapices... hace telas y vende y da cintas al mercader”.

APLICACIÓN VIVA

Para ser una persona diligente es necesario esforzarse y organizarse. Aquí hay algunos principios generales que le pueden ayudar a una mujer en los quehacer de su hogar:

1. Acepta los quehaceres del hogar como parte de la voluntad de Dios para ti y decide hacerlo bien.
2. Haz cada tarea como para el Señor.
3. Busca mas la alabanza de Dios que la de los hombres en lo que hagas.
4. Deja que la paz reine en tu corazón y hogar.
5. Aprende a tener tiempo para ti misma diariamente.
6. Continua aprendiendo nuevas habilidades relacionadas a las tareas del hogar o de lo que estés haciendo.
7. Trata de desarrollar nuevos intereses en tu hogar, como costura.

SUPERA CUALQUIER OBSTÁCULO DE LA VIDA

Como debemos vivir cada día.

Colosenses 4:5 “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo”.

Efesios 5:16 “Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos”.

Promesas para cuando estamos bajo presión.

Mateo 11:28,29 “Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas”.

Juan 16:33 “Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”.

Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Santiago 1:2-4 “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”.

APLICACIÓN VIVA

Podemos estar seguros de que nada nos podrá separar del amor de Dios si estamos en Cristo. Dios, en su amor para con nosotros, ya ha dado la solución, la salida para poder salir victoriosos de cualquier problema o dificultad con la que nos encontremos. Su Palabra es un gran tesoro, porque en ella se encuentran grandiosas promesas para cualquier cristiano que las crea, y con ellas, tenemos el arma que destruirá las “gigantes” de nuestra vida. No dejes que pase el tiempo, los días que vivimos son difíciles y tenemos que dejar cualquier peso que nos estorbe en el camino que nos lleva a salvación, que es Cristo, y seguir firmes hasta la meta, viviendo de victoria en victoria, la vida abundante que Dios nos prometió.

Ministerio: Centro Cristiano Vida Abundante

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar